No hay razón para pensar que las tarifas de los portacontenedores vuelvan a los niveles anteriores al COVID